La ira.

Con este post empiezo una nueva categoría, entrando a saco en el campo de la ficción. Hace poco empecé un curso de narrativa y he pensado que no seria mala idea compartir aquellos escritos que valgan la pena.

Y empezamos fuertes… en este texto se me pidió ni mas ni menos que mostrase la ira.

 

 

 

“Calma. Tranquilo. El chaval no ha hecho nada. No tiene la culpa. No castigues al mensajero”. Pol puso los codos sobre la mesa, entrelazó los nudillos y observó al chico mientras este aguardaba su respuesta de pie, en silencio. Cambiaba el equilibrio de una pierna a otra, esquivando su mirada. Un chico nuevo, del barrio. Un granujilla de medio pelo que buscaba ganarse su sitio. Pol suspiró profundamente.

-Vamos a ver. Donde están.

-Yo… no sé. El Napi me dijo… me dijo que se las llevaron y…

Pol observo como el chico temblaba. Era patético, a su edad tenia mas agallas que él.

-Sí, se las llevaron, me lo has dicho. Se toparon con el maldito gilipollas y se las llevaron. Ahora dime quien. Dónde. Y porqué el puto Napi no está aquí contándomelo.

-Él… él tenía miedo. Creía que te enfadarías y me pidió que yo… que yo…

Malditos niñatos. Eso le pasaba por confiar en críos. Lamentablemente, para vender eran necesarios. Pero estaban tan verdes que le asqueaba. Esos pequeños petulantes creían saberlo todo y era él tenía quien pagaba sus errores. Empezó a golpear insistentemente la mesa con su índice. Inclinó la cabeza sin dejar de mirarle. Notaba como empezaba a dolerle la sien. “Calma. No te busques más problemas. Es malo para los negocios”. De buena gana le quitaría ese estúpido tartamudeo a patadas.

-Quien. – repitió tomándose su tiempo en cada silaba. – Donde.

-Yo… El Napi… Es que, verás…

-¡Olvídate del puto Napi! ¡Es a ti a quien hablo, joder! ¿Quieres ser un hombre? ¡Pues compórtate como tal! ¿Quién tiene las putas pastillas?

La mesa siguió temblando unos segundos después de golpearla. La nariz le aleteaba al ritmo de su pesada respiración. Sentía como los latidos de su corazón golpeaban su pecho mientras la sangre fluía a su cabeza, hinchándole las venas en la frente. ¿Cuándo había golpeado la mesa? La culpa era del maldito crío que tenía delante. Seguía ahí de pie, temblando. Incapaz de dar una respuesta coherente. Se levanto lentamente de la silla, las manos sobre la mesa. Aquel chico la había fastidiado completamente y ni se daba cuenta.

-Es que él… el… no pudo hacer nada, y yo… El Na…

Los papeles de la mesa volaron. La lámpara sonó ruidosamente vibrando contra el suelo. Su pie topo con una pata de la mesa. La silla cayó ruidosamente hacia atrás. Se abalanzó sobre el chico, cayendo sobre él. Gritando sin oírse, le golpeó en la cabeza con el pesado cenicero de cristal. Una, dos, tres, cuatro veces. Una voz en su interior seguía susurrando: “Calma. Tranquilo”.

Anuncios

3 pensamientos en “La ira.

  1. Pues sinceramente, has conseguido plasmar la ira de una manera bastante gráfica. Muy real, como de película. Enhorabuena.
    Un saludo.

  2. Oye, ¡pues muchas gracias! ¡Que a alguien ajeno a mi entorno le guste siempre es de agradecer!

    Imagino que cada vez tenemos todos mas cultura cinematografica – a mi me encanta el cine – y eso se nota a la hora de escribir.

    Ps. tengo pendiente leer tus relatos, que tienen buena pinta!

  3. “La ira. | How I learnt to stop worrying and love the
    bomb” Horizontal Blinds honestly enables me ponder a small bit extra.
    I really loved every individual component of it.
    Many thanks ,Angelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s